Páginas

19/12/14

Partos, pactos o la música de quien quiere ser y no es.

Cierra los ojos

Soy una paloma, ¿me escuchas?
     sueno a mis párpados cuando se chocan
                al sueño de tu sueño
    
Mi cuerpo es la impresión en 3D de mis poemas

soy todas las nubes cuando se besan
Mira mis tímpanos dentro de las flores
Soy el sonido de la primavera
      mi piel es el otoño y cruje como láminas de miel
   El verano se esconde en mi soledad
          y la tristeza es la fractura de mis ojos


Soy la muchacha locacomolospájaros/locacomolospájaros/locacomolospájaros que también va a morir
que se come la vida sin respirar

Me despido y en cada despedida, pierdo una línea de mi rostro


Soy mi casa y 

no puedo mudarme
Mi cuerpo es la impresión en 3D de mis poemas

soy todas las montañas cuando lloran

A 5 días de la tierra.

Día 5:
Tengo una cicatriz nueva en la nariz. Aún me rasco. No sale sangre. Sólo pica. Es un hueco. Podría perforarme en ella si quisiera. No quiero. Es mi quinta cicatriz en la nariz.

Mi nariz es el sueño de los gallinazos.


Día 6:

Se está muriendo Beatriz, mi penca pequeña. La lloro.

Día 7:

Mi cabeza bajo el agua
¿estará oculta?


Soy la luna a medias.


Día 8:

Me cansé de hablar. Creí que nunca pasaría.
Empujo las palabras por mi laringe, las expulso de mi boca con desgano.
Quiero salir y caminar pero la lluvia se interpone y no me gusta el paisaje.
Quiero ponerme mis botas, abrir mi sombrilla roja y encender cigarrillos que no soy capaz de fumar.
Me cansé de hablar, de parafrasear lo que dije la noche anterior sonriendo
y la noche antes de esa, llena de lágrimas
                                        con las rodillas raspadas
                                        con el pelo en la cara
                                        con las manos en los ojos.

Me cansé de pronunciar palabras

y no sonar

-"sin sonar no vivo" dice mi recuerdo en una habitación de un quinto piso-


no es que no me escuchen

es que soy una muda que cree hablar.

Día 9:

Cae The Pirate Bay en una redada de la policía sueca
y ya no sé cómo coleccionar mi música
-no me digan Spotify, yo lo quiero todo en el disco duro, es un compromiso con mi memoria y con la piratería-.

Lloro mucho

Me pregunto si por eso, mis lágrimas valen menos.


_____________________________________________________________

Dejar de escribir sería

renunciar a mí misma.
Creo que no pretendo hacer eso todavía.

Parece que el espacio que ocupo

no existe
ni existe el cuerpo que lo llena
no existen mis ojos en el infinito
ni el azul oscuro del horizonte en la noche.

Parece que no existen las montañas -de las que estoy más cerca-

ni existen las nubes que las adornan.

Creo que no existe lo que nombro

ni existo yo nombrándolo.

Siento que el aire que respiro no existe.

No existen mis pulmones.

La geografía es un sueño de saber y control.


Estoy desapareciendo en las palabras.
Soy un poco menos
cada vez que me nombro.

Respiro.



_____________________________________________________________


Día 10:

Sólo sé que nada sé.

Día 11:

Alguien que me recuerde
para que me hable de mí,

Me estoy olvidando.


Día 12: 

Palabras como puñales.

Un señor muy viejo ve y no mira
respira mocos y estertores.


Me pregunto:
¿para qué vivir?
¿por qué persistir en la existencia?

Sigo recordando lo no vivido.


Día 13:

Tus carcajadas como truenos
las preguntas como avispas.


El mutismo es tanto que escucho el canto de las bacterias.


A las 2 de la mañana
parece
que el amanecer no llegará.



Día 14:
Siento que descanso.

Día 15:
Encuentro un espacio en el que no me deshago
Escribo o
ato nudos con letras y me amarro a mi alma.


Tu dulzura es la esperanza.

Día 16:
El amor es trabajo.

Sigo anudando.

Qué bello es el cielo de las seis en el oriente
recuerdo a mi abuela y siento que la amo como cuando la tocaba.

Día 17:
Nunca desprenderme de mí misma.

No estoy embelleciendo la vida
estoy decantando.


Día 18:
La pantalla me devuelve mi mirada.

Algo sale a la luz
me veo y por fin


sonrío.