Páginas

22/7/15

Los enseres de la memoria.

1993.

"Mi órgano pensante es el intestino." - Lola Nieto.


Si supiera qué hacer tendría flores en el pecho
si supiera qué hacer tendría flores en el pecho
si supiera qué hacer tendría flores en el pecho

a cambio tengo piedras en los ojos
 piedras en la boca
 piedras en los pies
 piedras como ideas
 piedras rebosando mi cuerpo con cada parpadeo

Piedras negras rugosas inmensas en los intestinos.

Quiero desaparecer cerrando los ojos
abrirlos y recordar otro pasado
ése en las fotografías:

    soy una hija amada y lo sé y brillo
    tengo el cabello dorado
    el corazón brillante colgado de la boca
    alta la mirada
    no tengo que inventarme una lágrima para recibir amor
    porque mi fuerza es la de una montaña
    y mi corazón el del huracán
    y lo sé y brillo.

Pero no basta con cerrar los ojos para reescribir la historia que es toda penumbra

Tres marcas en las manos. Toda penumbra. Madera partida. Toda penumbra. Gritos de niños quebrando las paredes de la casa. Toda penumbra. ¿Dónde están mis anhelos? Toda penumbra. ¿Dónde está el claro del bosque? Toda penumbra. ¿Qué hice mis peces? Toda penumbra. Tengo el mar adentro. Toda penumbra. Y lo lloro. Toda penumbra. Canto la canción de la sirena. Toda penumbra. The siren is calling. Toda penumbra. It's driving me evil. Toda penumbra. Recuerdo. Toda penumbra. Mentir para ser amada. Toda penumbra. Dar lástima. Toda penumbra. Lo lamento. 

Padre de mis padres que estás en los cielos 
adoradas sean sus manos
perdonados sean mis ojos 
  y esta fila larguísima de rocas
que me salen del corazón. 

Enciendo una vela. Se apaga al instante. El viento sabe de mi decepción. 

Recuerdo que la muerte también es un ramo de margaritas esperando en el florero del comedor:

No sé
dónde dejar el recuerdo de mi boca sonriendo
no puedo sostenerlo más.
No sé
dónde poner mi ausencia.
No sé 
dónde poner mi historia
no puedo sostenerla más.

Necesito verme antes de pronunciar todas las palabras
 antes de los dientes

Verme en 1990.

Necesito acunarme
acariciar las luciérnagas en mi pelo
y decirme al oído:

    Eres suficiente
    eres preciosa
    mereces recibir amor
    mereces cada una de tus risas
    mereces permanecer.

    La ternura está en tu voz
    tu respiración también alimenta al mundo.

    Tu nombre es Margarita,
    
    no te abandones.



***


Si supiera qué hacer tendría flores en el pecho.
    Are you my family?
Si supiera qué hacer tendría flores en el pecho.
    Can I stay with you a while?
Si supiera qué hacer tendría flores en el pecho.

2 comentarios:

  1. Me gustó el poema porque me hizo pensar en ese paraíso perdido que es la infancia. Lo veo más lejano, más etéreo, casi un sueño que dudo haber vivido en carne propia. Crecer; amar como adulto tratando irracionalmente de darle un sentido; los absurdos que creemos son la madurez. Sigo rehusándome a olvidar quien soy en pos de lo "sensato".

    ¡Qué bueno leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osmar, ¡qué bueno leerte es lo que te digo yo a vos! Me emociona mucho encontrar nuevos lectores en el blog y reconocer en ello a la poesía que nos acerca desde los propios abismos.

      Rehusarse al sometimiento es un acto de valentía. Te aliento en tu ejercicio resistencia.

      Agradezco tu lectura y tus palabras :)

      Eliminar